8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer




En el Día Internacional de la Mujer, conmemoramos la lucha de la mujer por su participación en la sociedad, reivindicando la igualdad de derechos de las mujeres respecto de los hombres.

Día de la mujer

La Organización de Naciones Unidas ha establecido en el mes de enero del 2016, los 17 objetivos del Desarrollo Sostenible. En dichos objetivos, se establecen las metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

“Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”, constituye el 5 ° objetivo señalado en estos principios.

La igualdad entre los géneros exige el empoderamiento de las mujeres, con especial hincapié en el ajuste de los desequilibrios de poder y la posibilidad de lograr una mayor autonomía para gestionar sus propias vidas. Cuando se empodera a una mujer, toda su familia se beneficia, y estos beneficios suelen tener un efecto multiplicador en las generaciones futuras.

La discriminación por motivo de sexo está prohibida en casi todos los tratados de derechos humanos.

La carta internacional de derechos de las mujeres es la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW).

En Argentina en estos últimos años, estamos dándole visibilidad a la necesidad de ampliar la participación de la mujer en igualdad de posibilidades que el hombre dentro de diferentes ámbitos del Poder.

En el Senado de la Nación, hemos firmado un Dictamen respecto a la paridad de género en las listas electorales. Esto implica una modificación al Código Nacional Electoral, ya que del 30% de participación femenina, pasaríamos al 50% en la integración de las listas electorales.

Dicha iniciativa tiene raigambre constitucional en su artículo 37 CN, segundo párrafo: “La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral”.

Por otra parte, en el 2016 también he propuesto y hemos debatido la necesidad de lograr equidad de género en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Si bien, aún no ha habido un cambio en la composición de la misma, es un tema sobre el que estamos trabajando, a fin de poder lograr el reflejo de una sociedad más igualitaria en dicho Poder.

Tampoco debe quedar afuera de estos avances, el ámbito empresarial, es por ello que he presentado un Proyecto de Ley acerca de la participación equitativa de las mujeres en los órganos directivos de las empresas. Debido a que es muy difícil para las mujeres acceder a puestos de decisión, es que necesitamos regulación. No se puede lograr la igualdad entre los géneros sin el apoyo y la exigencia de cumplimiento por parte de las instituciones.

Asimismo cabe destacar, que también la violencia contra la mujer constituye un importante obstáculo para el logro de esta igualdad. Es una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a que el hombre domine a la mujer, impidiendo su pleno desarrollo.

En el año 2012 fue tipificado el femicidio en nuestro Código Penal, como un agravante de la pena de homicidio. La incorporación de un tipo penal es otra forma de visibilizar la violencia extrema por cuestiones de género. Este delito, no es sólo un tema privado o íntimo ni doméstico; es una problemática social que se viene incrementando y visibilizando en estos últimos años, por lo cual debemos exigir una respuesta múltiple de todos los Poderes del Estado, en todas sus instancias.

Si bien también hemos avanzado en la legislación y en las políticas públicas, aún queda mucho camino por recorrer. Es el Estado y la sociedad en su conjunto, quienes debemos comprometernos a erradicar la violencia en todas sus manifestaciones.

Los próximos desafíos que están en agenda y debemos seguir trabajando son, por ejemplo, lograr la composición igualitaria en los sindicatos, los ministerios, ampliación de licencias por maternidad y paternidad, mejorar el acceso a guarderías, implementación de Teletrabajo, protección jurídica para las víctimas de violencia, entre otros.

La igualdad entre los géneros no es sólo un Derecho Humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

A pesar de que es indiscutible el papel fundamental del empoderamiento de las mujeres para reducir la pobreza, promover el desarrollo y abordar los desafíos más apremiantes del planeta, la igualdad de género sigue siendo una promesa incumplida.

 

Senadora María Laura Leguizamón



Twitter

Feliz #DiaDeLaLealtad . "Nuestro compromiso es con la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación". #17DeOctubre

María Laura Leguizamón

@mlleguizamon

Suscribite al Newsletter

Enviar